lunes, 15 de octubre de 2018

Padangusthasana y Padahastasana: fuentes de energía vital

Padangusthasana y Padahastasana: fuentes de energía vital

Padangusthasana (Pada: pie, Angustha: dedo gordo) es una postura de pie y de flexión anterior.






Padangusthasana y Padahastasana son asanas fundamentales para estirar y calentar los músculos de la parte posterior del cuerpo.

Padangushtasana tiene tres vinyasas, de las cuales el 2º es el estado de asana (El estado de asana se refiere a la posición clave de la postura).



                                                                   Iyengar

MÉTODO

Primero, ponerse de pie recto, inhalando a través de las fosas nasales profundamente, saltar y separar las piernas el ancho de un pie, lentamente exhalar, flexionar el cuerpo hacia delante y agarrar los dedos gordos de los pies, levantar la cabeza y el pecho completamente sin doblar las rodillas y quedarse en esa posición mientras se inhala; éste es el 1º vinyasa. 

A continuación, exhalando, meter hacia adentro el abdomen bajo, colocar la cabeza en la región entre las rodillas, estirar las rodillas y quedarse en esa posición, haciendo puraka y rechaka tanto como sea posible ( con cinco respiraciones es suficiente); éste es el 2º vinyasa. 

A continuación, inhalando, lentamente levantar la cabeza, permaneciendo en la posición con los dedos de las manos aguantando los dedos gordos de los pies; éste es el 3º vinyasa. Entonces, exhalar y volver a Samasthiti. 
Mientras permanecemos en el estado de asana, el abdomen bajo debería ser llevado hacia adentro y mantenido fuertemente, y se debería hacer rechaka y puraka lentamente y lo máximo posible. 
Ésta es la manera de hacer Padangushtasana.

Nota: a lo largo de las descripciones de las asanas, las instrucciones de respiración para los aspirantes consisten en hacer rechaka y puraka, o exhalar e inhalar, tanto como sea posible. Si embargo es suficiente inspirar y exhalar de cinco a ocho veces en casa postura. Para curar una enfermedad en particular, un aspirante debe mantener las posturas específicas para remediar su dolencia entre 50 y 80 respiraciones.


Beneficios
Padangushtasana disuelve la grasa del abdomen bajo, purifica el kanda, o plexo nervioso en forma de huevo de la región anal, y el recto.

Texto de "Yoga Mala" Sri K Pattabhi Jois




Ejecución
De pie, con los pies separados el ancho de las caderas, buscamos armar los arcos tanto externos como internos, en tres puntos de apoyo del pie: un punto donde se une el dedo gordo con la planta,otro en la unión del dedo meñique y la planta, y otro en el centro del talón. Desde estos apoyos armamos el pie, armando los arcos, afinando el tobillo hacia arriba. Buscamos que el peso del cuerpo se reparta por todo el pie, sin que se vaya hacia adelante ni hacia atrás.








Continuamos con el armado de las piernas, juntando una con otra, contrayendo cuádriceps buscando que se eleven las rótulas y proteger las rodillas de la hiperextensión. Esta contracción de la musculatura anterior de los muslos hace que se estiren los músculos posteriores y que los isquiones puedan dirigirse hacia el techo, haciendo que el tronco baje desde esta rotación de la pelvis (pelvis en antroversión)

Soltamos el tronco hacia abajo y hacia adelante. Los dedos índice y medio de cada mano toman los dedos gordos de los pies. Los codos se flexionan manteniéndose en el mismo plano que los hombros, buscando abrir el pecho y mantener la distancia entre hombros y orejas.

El tronco se relaja hacia adelante, soltando toda la musculatura de la espalda desde la pelvis hasta la cabeza, y baja por la acción de la gravedad y de las piernas, no por tironear desde los dedos y los brazos.




Fuerzas opuestas

Las fuerzas opuestas en este asana son las dadas por la fuerza de gravedad ejercida sobre el tronco que va hacia abajo, en oposición a los pies que enraizan firmes en el suelo, genera un estiramiento de toda la parte posterior del cuerpo, desde la parte posterior de las piernas, pasando por la columna hasta el cuello. La contracción de los cuádriceps provoca la rotación de la pelvis, colocándola en anteroversión, permitiendo que los isquiones se dirijan hacia el techo y desde ahí cuelgue el tronco.

La dirección de los pies hacia el suelo y de los isquiones hacia el techo alarga los músculos posteriores de las piernas, principalmente isquiotibiales. El agarre de los dedos gordos de los pies manteniendo los codos abiertos en la línea de los hombros genera fuerzas opuestas que permiten la apertura del pecho.





La cabeza pesada, suelto el cuello, permite alargar la columna cervical y colabora con la tracción longitudinal de toda la columna.



                                                                   Padahastasana

Ajustes

Desde adelante apoyo antebrazos en el sacro para ayudar a la rotación de la pelvis, a que los isquiones se dirijan bien hacia el techo, a que se alarguen las piernas por detrás, enraizando bien los pies.

Desde el ajuste anterior, subo hacia las puntas de los pies, apoyo mis rodillas en el torso del alumno y presiono suavemente hacia abajo. Este ajuste se realiza solo en alumnos que identifican bien desde donde baja el tronco y lograr relajar toda la musculatura de la espalda.

Beneficios: Fortalece los pies, tobillos, rodillas y cuádriceps. Elonga la parte posterior de las piernas y los músculos de la espalda. Trabaja la estabilidad, el enraizar y la confianza en el apoyo de los pies. Ayuda a disociar la contracción de una parte del cuerpo (pies y piernas) con el soltar y relajar de otra( tronco, cuello) Por ser una postura semi invertida favorece el retorno venoso desde los órganos del tórax hacia el corazón. Aumenta el riego sanguíneo al cerebro. Tonifica los órganos abdominales, alivia el estreñimiento y vigoriza el nervio ciático. Rejuvenece y adelgaza.



                                                          Variante de Padahastasana



Contraindicaciones:

Pinzamientos, hernias de disco, mucho dolor lumbar o ciático. En este caso es muy importante armar la postura correctamente, siendo muy conscientes de no tironear de la columna y de realmente poder soltarla. En este caso esta postura podría incluso ser beneficiosa. Es conveniente igualmente no realizar ajuste si hay dolor.



Compensaciones:

torsiones, urdhva dhanurasana, bandha traya, setubandha





                                                         Padahastasana (libro vertical)





Beneficios:

Aumenta la flexibilidad de la columna vertebral y tonifica músculos de la espalda.
Facilita irrigación sanguínea al corazón, cabeza y cerebro.
El estiramiento de la musculatura de la espalda se favorece por el peso del tronco y la atracción de la gravedad sin esfuerzo muscular.
Combate la adiposidad abdominal reduciendo el exceso de grasa.
Beneficiosa contra el asma y las patologías respiratorias.
Contribuye a eliminar determinadas jaquecas de origen psicosomático o debidas a perturbaciones digestivas. Previene el dolor menstrual. Levanta y tonifica el útero, mejorando la circulación sanguínea en la zona pélvica así como el funcionamiento de riñones, hígado y bazo.
Estira poderosamente ligamentos y tendones de las piernas.
Practicado con regularidad y junto a otras flexiones hacia adelante aporta una profunda sensación de paz y serenidad ante los procesos nerviosos y de ansiedad, aquietando la mente.
Aumenta la capacidad de concentración o atención mental. Potencia las funciones del cerebro.
Combate la fatiga nerviosa.
Alivia la irrigación del estómago de origen nervioso.
Combate la tensión mental y física.


Contraindicaciones:

Las personas que padecen hipertensión, trastornos de los ojos o infecciones en oídos deben practicarla con moderación especialmente en procesos oculares crónicos que cursen con inflamación, glaucoma o lesiones de retina. Igualmente evitada por personas con varices crónicas que cursen con dolor, astenia, estados febriles, procesos de artrosis o artritis dolorosa o lesiones en la espalda por excesiva rigidez donde debe practicarse flexionando ligeramente las piernas. Evitarla si existe hernia de hiato.


La importancia de los isquiones

Tenemos 2 huesos con el nombre isquión. Se localizan en la base de nuestra pelvis por ambos lados, formando parte del hueso coxal. A mí me gusta comparar nuestra estructura pélvica ósea con la forma de una mariposa. Donde el hueso sacro sería el cuerpo de la mariposa, los coxales las “alas de arriba” y los isquiones el cierre de las  “alas bajas”.




El hueso isquion o isquion es cada uno de los huesos situados en la pelvis que forman parte de cada coxal, al fusionarse con el ilion y el pubis. Es divisible en dos porciones: el cuerpo y la rama del isquion. La protuberancia o tuberosidad isquiática es el promontorio posteroinferior del isquion.


 

Si usted ha ido alguna vez a clases de yoga habrá escuchado la frase “siéntese sobre sus isquiones”, o quizás es primera vez que escucha este nombre. Cualquiera sea el caso, ahora que ya sabe su existencia, le quiero contar que es sobre ellos donde debemos sentarnos. NO SOBRE EL COXIS O EL SACRO. El cuerpo de la “mariposa” es un hueso triangular que se llama sacro y que termina fusionándose con otro hueso, una “colita” muy pequeña llamada coxis

Lamentablemente la mayoría de las personas apoyan su “humanidad” sobre estos huesos al sentarse. Sin saber el desastre postural que esto conlleva. Al hacer esto, la pelvis ya no queda en una posición neutra. Se pierde la curva fisiológica que tenemos en nuestra columna lumbar, se acortan nuestros músculos isquiotibiales y, bueno, ya se imaginarán que si esto no se corrige, con el tiempo aparece el dolor, los acortamientos, contracturas, compensaciones …. Y suma y sigue.

Entonces ahora que ya sabe que tiene 2 huesos que debemos apoyar al sentarnos, nuestros importantísimos ISQUIONES, hágalo. Solo debe hacer un ligero “gesto técnico” al sentarse en que debe exagerar el sacar la pelvis hacia atrás de manera que su cuerpo quede sentado sobre sus isquiones. Si le cuesta encontrarlos trate de palparlos justo bajo sus glúteos. Se palpan 2 prominencias óseas circulares.

Si siente muy acortada esa zona o le cuesta mucho hacer este gesto de llevar la pelvis hacia atrás y arriba (“trate de llevar los isquiones al cielo”); podría sentarse sobre un balón medicinal (de estos grandes que usamos los kines) y vaya moviéndose para los lados, en círculos y así va a ir generando un ligero masaje en la zona. En los isquiones se insertan músculos largos y fuertes que por lo general están tensos. Con esta técnica de la pelota es muy rico sentir como se sueltan. Eso sí, debe sentarse sobre los isquiones en la pelota, si se sienta sobre el sacro sería contraproducente.




Padangusthasana por ej. alarga la columna con la atencion puesta en los isquiones.
De la misma manera, puede realizarse ya desde el saludo al sol,contrayendo abdomen y alargando el menton al frente, en un estiramiento intenso desde los isquiones, colabora muchisimo en la elongacion.


martes, 9 de octubre de 2018

Sthiram sukham asanam [Sutras Patanjali II 46/47/48]

En nuestra práctica es importante la forma de abordar y mantener la postura.

Patanjali en Yoga Sûtra indica “Sthiram sukham âsanam” 
donde hace hincapié en la importancia del equilibrio binomio:

sthiram: estabilidad / firmeza y sukham: estado confortable”.







A pesar de que en occidente la palabra Yoga se asocie inmediatamente con la práctica de posturas físicas, Patanjali en su texto se refiere muy poco a âsana, justo en tres sutras del segundo capítulo. Esto debería de hacernos reflexionar sobre el exceso de valor que tendemos a dar al aspecto físico en nuestras sesiones de yoga, en detrimento de otras técnicas mas sutiles y poderosas. Pero sobre todo es interesante leer a fondo el significado de esos sutras, para remarcar otra vez como âsana no signifique una postura determinada, y menos aún una de esas posturas semi-acrobáticas que solemos ver en las portadas de ciertas revistas, sino un estado de conciencia que envuelve cuerpo, respiración y mente. Es bajo la luz de ese significado que vive el yoga terapéutico, poniendo en practica cada ajuste, adaptación y variación pueda permitir al paciente encontrar un estado “estable y cómodo”.

Sutra II.46
Sthirasukhamâsanam

STHIRA – estabilidad, presencia, firmeza
SUKHAM – bienestar, confort, comodidad, alegría, dulzura
Su – bueno
Kham – espacio
ÂSANAM – as – estar asentado, ser

Âsana es algo que tiene las cualidades de estabilidad y comodidad.
Según el maestro Krishnamacharya, en âsana Sthira-sukham tiene que estar presente en tres niveles:

CUERPO (Kâya)

Sthira representa la falta de agitación en los miembros (angamejayatva).

Cuando haciendo âsana me tiembla el cuerpo es porqué hay esfuerzo, no he respetado mis limites, no he adaptado la postura, así que el cuerpo empieza a tener sacudidas, no es estable. A veces ocurre a principiantes o personas con poco tono muscular: eso nos indica que esa postura no es conveniente en este momento, que necesitará de una mayor preparación o de medios reguladores (doblar las piernas, colocar un cojín, modificar los brazos,…). Entonces Sthira es saber regular la intensidad a cada alumno para permitirle encontrar estabilidad.


Sukham añade el concepto de que no haya molestias o dolor en ningún momento. Cada uno tiene un umbral de dolor diferente, ese punto en que la intensidad se transforma en tensión, en contracción. Superar ese limite es ir en dirección contraria al estiramiento, es limitarlo en vez de favorecerlo. Nunca hay que superar ese umbral.

RESPIRACIÓN (Prâna)

Sthira nos indica una respiración regular, ininterrumpida y estable.
Sukham nos pide una respiración calmada, silenciosa, interna, aunque se utilize el ujjâyi.

En los alumnos la respiración me dará la pauta de cómo se encuentran. A veces un suspiro puede indicar un sobreesfuerzo, o una respiración superficial y acortada puede decir que su estado interno está agitado.

Krishnamacharya decía que además la misma Inspiración tenía que tener una cualidad sthira (alerta y vigilancia) y la Espiración una cualidad sukham (abandono y comodidad), evidenciando la necesidad de una absoluta y continuada presencia respiratoria.

MENTE (Mânasika) 

Sthira es falta de distracción, concentración, alerta. El hecho mismo estar observando el cuerpo para no hacer un exceso de esfuerzo y para coordinar la respiración con el movimiento sin que esta se altere, requiere una mente alerta y observadora en cada momento.

Sukham añade una cualidad de ternura a esa observación: evito criticarme, juzgarme, evito compararme con los demás, con lo que hice el día anterior, con lo que deseaba hacer hoy. Suelto las expectativas y vivo el momento presente.

Âsana necesita de todas estas condiciones para que se pueda llamar así.
Un gesto tan sencillo como levantar y bajar los brazos será un âsana si cumple con estas cualidades. Esto nos confirma que cualquiera puede practicar âsanas, independientemente del estado de salud y de la edad, ya que lo importante es llevar una estado al cuerpo, a la mente y a la respiración.

SUTRA II.47

Prayatnasaithilyânantasamâpattibhyâm

PRAYATNA - correcto esfuerzo
SAITHILYA - libre, suelto
Un correcto esfuerzo, libre y suelto nos permite reconocer que estamos en âsana.
ANANTA - sin fin, ilimitado
SAMAPATTI BHYÂM - objetivo, meditación

A través de la concentración en la respiración que es la entidad sin limites sobre la que la mente se puede concentrar con facilidad.

La primera parte del sutra nos avisa que siempre que practico âsana-s hay resistencias. Y puedo reconocer tres tipos de tensiones: en el cuerpo (me duele, me tira, estoy duro…), en la respiración  (se agita, se acorta, se interrumpe, no llega…), y en la mente (pienso en otra cosa, un sonido me distrae, no puedo mantener la observación mas que un instante en lo que quiero…).

El esfuerzo apropiado es el que nos permite liberar esas tensiones haciendolas sostenibles, y se consigue tan solo adaptando las posturas a mis posibilidades, según una progresión atenta y respetuosa en el tiempo. Y aún con eso, a veces, habrá cosas que no conseguiré nunca hacer: por mi edad, por mi rigidez articular, por una lesión que tuve hace años, etc.

Así que el “justo esfuerzo” nos lleva al medio de regulación como clave fundamental para el estado de yoga en el trabajo físico.
La segunda parte del sutra nos habla de la cualidad ilimitada que os permite reconocer que estamos en âsana. Krishnamacharya decía que esa era la respiración.
Efectivamente una persona puede ser atlética, en plena forma física, pero a la hora de hacer âsana su respiración, a pesar de flexibilidad y de la capacidad pulmonar, quizá nos indique que no está en un estado de yoga. El cuerpo puede parecer perfecto, pero la respiración puede estar tensa, forzada, superficial o irregular.
Ananta es la serpiente sobre la cual descansa el dios Visnu. Visnu se ocupa de la conservación de la vida, y está descansando. Así que la serpiente tiene que ser un colchón cómodo y confortable, pero al mismo tiempo debe mantener la justa tensión para que el planeta Tierra, que está encima de sus mil cabezas, no tiemble. Ananta representa entonces las cualidades de estabilidad y comodidad.

La respiración es la guía mas cierta de si estamos en âsana.

SUTRA II.48
Tatodvandvânabhighâtah

TATAH – entonces
DVANDVA – extremos, opuestos
ANABHIGHÂTAH – no estar afectado por

Como consecuencia de una buena práctica de âsana el yogi no está condicionado por los extremos.
Hay dos cualidades opuestas en todo, asociadas a los gunas rajas y tamas: la belleza y la fealdad, el frío y el calor, el día y la noche, la alegría y el dolor.
La vida se manifiesta a través de esta dualidad positivo-negativo, bueno-malo, me gusta-no me gusta.
Pero existe también la cualidad del guna sattva, que es la cualidad luminosa de la conciencia, la cualidad que buscamos a través del Yoga.

Siempre que hacemos una correcta práctica de âsana conseguimos un estado sattvico del cuerpo, de la respiración y de la mente. Quiere decir que sentiremos el cuerpo relajado y flexible, la mente estará clara, y podremos enfrentar las tareas diarias desde un centro que nos permite responder a las exigencias de la vida sin esfuerzos ni resistencias.
Si terminamos una sesión agitados o al contrario decaídos, es que no era la práctica correcta o no hemos sabido adaptarla a las necesidades del momento.

Si realizamos âsana desde las cualidades de Sthira-sukham, los extremos no nos afectarán, nos sentiremos estables en nuestro centro.
Normalmente el éxito nos excita y el fracaso nos deprime. Pasa algo positivo y nos agitamos tanto que luego metemos la pata y en consecuencia nos deprimimos y nos sentimos culpables. Vivimos en una especie de balanza que sube y baja y no conseguimos estar en equilibrio.

Patanjali nos dice que la práctica correcta de âsana nos permitirá encontrar ese equilibrio, ese centro. Podremos empezar a dialogar con lo que nos gusta y lo que nos desagrada dandole otro significado e integrando las experiencias como simple fuente de aprendizaje.



del blog PranamanasYoga
Yoga terapeutico

miércoles, 3 de octubre de 2018

Vajrasana - Virasana - Paryankasana

Vajrasana

Vajra significa "rayo". El dios de la lluvia, Indra utilizaba el rayo como arma. Vajrasana también se llama "Adamantino" o "Diamante". Iyengar la llama Virasana o postura del héroe, la diferencia entre ambas reside en la posicion de los pies.
Vajrasana asienta el cuerpo como una roca y trae calma y serenidad a la mente.

En sánscrito vajra significa "rayo". Esto forma parte de los tributos de Indra, jefe de los dioses del panteón hindú, dueño del rayo, del trueno y de la lluvia.




Vajrasana (pose de diamante) o postura del rayo

Arrodíllese conservando las rodillas juntas y los pies estirados, de manera que la pierna entera se apoye en el suelo. Los dedos de los pies quedan dirigidos hacia adentro, casi tocándose.  
Descienda suavemente las nalgas, acomodándolas sobre la concavidad que forman los pies. Conserve el tórax erguido y la cabeza en la misma línea, sin rigidez. Los ojos suavemente cerrados, la musculatura de la cara relajada. Las manos descansan sobre las rodillas sin esfuerzo. Respiración profunda. Trate de sostener esta postura el tiempo que pueda. Al principio será poco, después con las articulaciones rejuvenecidas, aguantará más.

Variante: Inspirando, elevar los brazos por encima de la cabeza, sin flexionar la espalda. Cruzar los pulgares y sostener esta extensión el tiempo necesario para relajarse, concentrado en el estiramiento de la columna vertebral. Respire naturalmente. Luego puede relajarse en la postura de la hoja doblada o del niño.


Efectos: Es excelente para tonificar la musculatura y nervios de las piernas. Ofrece las mejores condiciones para una fácil digestión y recomendable por sus beneficios frente a los dolores de ciática.


Muchas veces se confunden las posturas del Héroe reclinado (Virasana) y la del Diamante porque se parecen mucho, y sus respectivas variantes suptas.




Supta vajrasana: postura pelviana supina

Otra postura relacionada y complementaria a la vez es Adho Mukha Virasana, similar a Balasana o la postura del ninho





Ejecucion de Vajrasana

De rodillas y con los pies separados, empeines apoyados en el piso y glúteos sobre la concavidad que forman los pies.
Ir descendiendo hasta que la espalda quede recostada en el suelo con los brazos extendidos hacia atrás.

Mientras se realiza la postura, su ejecución debe ser gradual para evitar un estiramiento excesivo de los músculos de la piernas. En el momento de llevar el tronco hacia atrás, las piernas tenderán a elevarse, este pequeño inconveniente se irá corrigiendo con la constancia de la práctica.

Los músculos abdominales están completamente en tensión, estimulando con ello los nervios subcutáneos. Se regeneran las pequeñas venas, en particular se potencia el funcionamiento de los poros.  
Con el fuerte cerrojo de las piernas, la circulación de la sangre se concentra hacia la base de la columna y se empuja hacia el centro principal, que se encuentra en el tronco. Al desarmar la postura la fuerte activación sanguínea se redistribuye nuevamente en las piernas.
Es un asana que estimula y regenera el sistema nervioso.






Para los expertos existe una variante más compleja . Tras realizar la posición del diamante y dominarla completamente, arqueando la espalda y acercando las manos a los tobillos, mantenerlos siempre en el suelo e intentar agarrarlos. El rostro se encuentra vuelto hacia la tierra con la cima de la cabeza ( a modo de Matsyasana) o el mentón apoyado en el suelo, incrementando la complejidad.



Beneficios
Fortalece y tonifica órganos de la zona pelviana y nervios relacionados con las funciones sexuales.
Actúa favoreciendo los plexos solar y sacro.
Combate la rigidez de los músculos, nervios y articulaciones de las piernas.
Excelente masaje sobre la región lumbar.
Seda el sistema nervioso y serena la mente.





Supta Virasana o Heroe reclinado

Manteniendo las rodillas pegadas, separa los pies todo lo que puedas. Esto es para dejar espacio para que en el siguiente paso bajemos los glúteos a la colchoneta. El empeine de cada pie estará en contacto con la mat. Inclínate hacia atrás y baja la cadera. Dependiendo de la flexibilidad que tengas, te será más fácil o no llegar a apoyar los glúteos sobre el piso. Practica hasta conseguirlo. Después, reclínate hacia atrás, para poder tumbarte apoyando la espalda.
Estira los brazos, como ves en la imagen de Iyengar, por «encima» de la cabeza (como estás tumbada/o, en realidad no están encima)*.


                                                           Iyengar en Supta Virasana


Mantén esta posición mientras estés cómoda/o.
Una vez que hayas practicado mucho y consigas el punto anterior, trata de aguantar unos 30-45 segundos, descansa y repite 3 o 4 veces.



Beneficios


  • Estirar los músculos de las piernas.
  • Es una de las posturas de Yoga como tratamiento para el dolor de ciatica
  • Es buena para ahorrar energía. Esto se debe a que la asana contribuye a crear el arco de los pies, que según estudios recientes nos ayuda a almacenar y liberar energía al andar y al correr.
  • Mejora la circulación en las extremidades inferiores, reduciendo la inflamación.
  • Flexibiliza la espalda.
  • Mejora la postura, puesto que mantienes la espalda estirada en todo momento.
  • Flexibiliza las rodillas y los tobillos.
  • Es relajante si la puedes realizar cómodamente





Contraindicaciones

Es mejor que no hagas esta asana, o por lo menos esperes a recuperarte, en estos casos:
  • Dolor en las rodillas: si tienes algún problema en ellas, no hagas la Supta Virasana. Sobre todo no intentes forzar al bajar la espalda, que es cuando más se necesita que las rodillas estén bien. También puede deberse a la falta de práctica, por lo que tendrás que hacer algunas de las mejores posturas para mejorar la flexibilidad.
  • Dolor en los tobillos: es menos importante que lo anterior, pero también hacen un esfuerzo al estar el empeine apoyado sobre la colchoneta
  • Dolor de espalda: en este caso lo difícil será bajar la espalda recta y poco a poco (no te vas a dejar caer, obviamente).






La postura del héroe reclinado o supta virasana, cuenta con múltiples beneficios:

Dota de gran flexibilidad las articulaciones de las rodillas, tobillos y descansa profundamente las piernas.
Ayuda a flexibilizar los pies y con ello previene problemas relacionados con el arco plantar.
Mejora el riego sanguíneo de las piernas y su retorno venoso previendo la aparición de varices. Fortalece el hueso sacro y la región pélvica.
Estabiliza las funciones de las glándulas tiroides y paratiroides.
Ejerce un beneficioso masaje sobre la región pélvica y las vísceras abdominales.
Favorece el funcionamiento de las glándulas sexuales.




Supta significa estar tumbado. En esta asana se reclina la espalda en el suelo y se estiran los brazos detrás de la cabeza.

Técnica del heroe recostado

1.- Siéntese en Virasana.
2.- Espire, lleve el tronco hacia atrás y apoye los codos, uno a uno, en el suelo.
3.- Retire la presión sobre los codos extendiendo los brazos uno después de otro.
4.- Apoye primero la cumbre de la cabeza en el suelo. Paulatinamente apoye la parte posterior de la cabeza y luego la espalda. Lleve los brazos estirados y rectos por encima de la cabeza. Permanezca en esta postura el mayor tiempo posible respirando profundamente. Luego coloque los brazos a ambos lados del tronco presione los codos en el suelo y, con una espiración. Siéntese de nuevo.
5.- Las manos pueden permanecer extendidas por encima de la cabeza o colocadas a ambos lados de los muslos. Si se tienen extendidas por encima de la cabeza, cuide de no levantar los omóplatos del suelo.
6.- Los principiantes pueden mantener las rodillas separadas.

Efectos
Estira los órganos abdominales y la región pélviana. Las personas afectadas de dolores en las piernas hallarán gran alivio con la práctica de esta postura durante 10 o 15 minutos. Se recomienda a los atletas o a cuantos tengan que andar o estar de pie largas horas. Puede también realizarse después de las comidas, y si se practica antes de irse a la cama, al día siguiente las piernas se notarán plenamente descansadas.
 



Entre algunas de sus aplicaciones terapéuticas se encuentran el tratamiento de la ciática, trastornos digestivos, enfermedades respiratorias, artritis, infertilidad, várices, insomnio y trastornos menstruales.





Efectos: Es excelente para tonificar la musculatura y nervios de las piernas. Ofrece las mejores condiciones para una fácil digestión y recomendable por sus beneficios frente a los dolores de ciática.



Paryankasana




Paryanka significa cama, sillón o sofá. Esta asana es una continuación de Supta Virasana. En ella el cuerpo asemeja un sillón: de ahí su nombre.

Técnica

1.- Siéntese en Virasana.
2.- Espire y eche el cuerpo hacia atrás. Eleve el cuello y el pecho y, arqueando la espalda, apoye la cumbre de la cabeza en el suelo. Ninguna parte del tronco deberá tocar el suelo.
3.- Doble los codos. Agarre con la mano derecha el brazo superior izquierdo cerca del codo y con la mano izquierda el brazo superior derecho también cerca del codo. Apoye los brazos doblados en el suelo, por detrás de la cabeza.
4.- Permanezca en la postura un minuto respirando con normalidad.
5.- Inspie, apoye el tronco y el cuello en el suelo, libere las manos y siéntese en Virasana.
6.- Estire a continuación las piernas una a una, túmbese sobre la espalda y relájese.

Efectos y recomendaciones
Tanto en Matsyasana como en Paryankasana la zona dorsal es extendida completamente, con lo que los pulmones se expanden ampliamente. Se estiran los músculos del cuello y se estimulan la tiroides y la paratiroides, favoreciendo su funcionamiento correcto. Aquéllos que no puedan hacer Matsyasana conseguirán los mismos beneficios realizando este ejercicio.
Mientras Virasana y Supta Virasana pueden hacerse a cualquier hora, incluso inmediatamente después de comer, Paryankasana no puede realizarse inmediatamente después de una comida.








lunes, 1 de octubre de 2018

Bhujangasana (cobra) - Urdhva Mukha Svanasana


                                                            Ardha Bhujangasana
                                                           (o postura de la esfinge)


Bhujangasana, la postura de la cobra

Principiantes
Este asana puede realizarse previa preparación para la postura completa Bhujangasana, facilitando la flexibilidad de las vértebras lumbares y apertura del tórax. El cuerpo descansa sobre los codos, antebrazos y manos (postura de la esfinge) dando previa preparacion a la columna vertebral en pasivo.

                                                       


Fase dinámica

Al iniciar la postura, atiende a realizar correctamente todos los detalles técnicos.
Observa un movimiento lento y fluido, evitando hacer pausas intermedias, tirones bruscos o cambiar la velocidad.
Toma conciencia de los grupos musculares que van actuando y relevándose durante el movimiento. Toma conciencia de la columna vertebral, y siente durante el ascenso como la presión va trasladándose de vértebra a vértebra, desde la región cervical a la zona lumbar, en el descenso observa la presión trasladarse en dirección inversa.
Punto de partida: brazos extendidos, boca abajo , frente apoyada, iniciar elevando cabeza llevando el mentón lejos, ubicar manos con los dedos a la altura de los hombros utilizando la fuerza de la espalda para incorporar tórax.






Relajarse un instante, concentrarse avanzar con el mentón, se levanta la cabeza por la contracción muscular, suben dorsales sin ayuda de los brazos que permanecen relajados, mirada hacia el techo, piernas en tensión excepto pantorrillas, peso del cuerpo descansa sobre el abdomen.
Tres repeticiones con pausa en punto culminante. Para asegurar los brazos relajados separar palmas del suelo 1 ó 2 cm o colocar las manos en la espalda.
Después de la tercera repetición inicia la fase de inmovilización o fase estática.
En ella se produce una inversión, los brazos se convierten en el único elemento muscular activo, la espalda en pasividad. Sentir la presión y flexión de la nuca hacia la región sacrolumbar.
Relajar glúteos, muslos y pantorrillas en este estadio. Lo importante es mantener el ombligo cerca del suelo y que el cuello no se hunda en los hombros, levantar la cabeza y bajar los hombros.
Respiración normal y continua. Duración de la respiración 3 a 10 respiraciones.

Variante: cabeza mirando al frente inclinar atrás en "aguante" hasta que se manifieste fatiga.




Fase estática


Detalles técnicos: En la postura final es importante que la columna vertebral forme una línea curva y no quede quebrada en las zonas cervical o lumbar. Para evitar la ruptura lumbar y que esta zona soporte una presión excesiva, mantén los músculos activos y glúteos apretados. Si llevas la cabeza hacia atrás, alarga antes el cuello, alejando la base del cráneo de los hombros. En caso de existir una lordosis lumbar pronunciada puede evitarse la ruptura lumbar elevando la pelvis con ayuda de un cojín ubicado debajo del vientre. La extensión debe repartirse equilibradamente a lo largo de toda la columna. Durante la estancia en la postura, los brazos soportan todo el peso y los codos apuntan hacia atrás. Los hombros quedan hacia abajo y hacia atrás y el pecho pronunciado hacia adelante. Presiona el sacro contra el suelo y alarga la columna estirándola en la zona dorsal. Las caderas y el ombligo permanecen lo más cerca posible del piso. Vigila que las piernas y pies no se separen entre sí y evita que la cabeza se hunda entre los hombros.
Salvo en personas muy flexibles, en la postura final, los codos quedan ligeramente flexionados. La respiración ha de ser preferentemente toráxica y profunda, también puede respirarse abdominalmente si la postura lo demanda.





Bhujangasana, la postura de la cobra toma este nombre porque la posición final que adopta el cuerpo recuerda a una serpiente levantando la cabeza.



Beneficios

Activa el sistema nervioso, estimula la tiroides, combate el estreñimiento, calma las molestias útero-ováricas, refuerza la columna vertebral y gracias al ejercicio continuado puede corregir cualquier ligera curvatura. Los riñones también se regeneran, ya que afluye más sangre hacia la base de la columna vertebral. Además desarrolla los músculos cervicales.
Previene los desplazamientos discales, flexibiliza la columna, tonifica la médula espinal y los ganglios ortosimpáticos. Estimula los músculos dorsales, trapecio y músculos del cuello.
Tonifica muñecas, pectorales y estira revitalizando al abdomen mejorando la función intestinal. Favorece el sistema simpático y ortosimpático, la función del timo y el corazón, glúteos y filamentos vertebrales así como la función ovárica. Vitaliza el cerebro y previene contra la dispersión mental y tensión neuromuscular abasteciendo de sangre los nervios espinales. Corrige las desviaciones de la espina, manteníéndola flexible y fuerte.

Puede conservarse la posición durante unos 10 segundos al principio hasta incrementar la inmovilidad al tiempo que sea posible. Primero concentrarse sobre la tiroides, mientras nos elevamos dirigir la atención hacia los riñones y finalmente fijar la atención en toda la columna vertebral.


La postura de la cobra (Bhujangasana) resulta beneficiosa para las personas afectadas de hernia discal y ciática, pero en dichos casos debe realizarse con mucha precaución y escasa intensidad.
Beneficia todos los órganos abdominales, especialmente el hígado y los riñones. La estimulación que obtienen los riñones mejora su trabajo de eliminación y purificación. Regulariza la actividad de las glándulas tiroides y adrenales. Regulariza el ciclo menstrual y combate los desórdenes del aparato genital femenio como leucorea, dismenorrea o amenorrea.
Psicológicamente transmite firmeza, fuerza y confianza en uno mismo.

Este asana es conocido como la Cobra, porque al ejecutarlo, el adepto levanta la cabeza y el tronco, como el reptil irritado que yergue su capuchón ( Bhujanga: cobra, en sánscrito)





Concentración durante la fase estática

Los principiantes deben observar todos los detalles técnicos, la respiración y cómo repercute la postura en la columna vertebral y en la espalda. Cuando tengas suficiente experiencia en la postura, recorre mentalmente la columna vertebral. Al inhalar, desde el coxis hasta las vértebras cervicales, y al exhalar desde las vértebras cervicales al coxis.

Los avanzados pueden concentrarse en swadhisthana chakra o en manipura chakra y tomar conciencia de la actitud psicológica que comunica esta postura: una sensación de fuerza, firmeza, confianza y seguridad en uno mismo. Puedes permanecer en la cobra desde unos pocos segundos en los primeros intentos, hasta uno o dos minutos cuando estés bien entrenado.

En asanas de una sesión tradicional, bhujangasana se realiza después de paschimottanasana y antes de salabhasana. Cuando finalices la cobra, relájate unos instantes boca abajo en la posición savasana o en las posiciones y posibilidades que resulten de mayor comodidad para la relajación.

Contraindicaciones.

Se abstendrán de practicar bhujangasana las personas que padezcan hipertiroidismo, úlcera péptica o hernia. Si la práctica produce alguna molestia en la espalda, disminuir su intensidad hasta encontrar el nivel confortable.






Urdhva Mukha Svanasana  


Es un asana más activa que Bhujangasana. La diferencia entre Urdhva Mukha Svanasana y Bhujangasana es que en Bhujangasana se trata de lograr más una curvatura de la columna vertebral que una flexión hacia atrás.
Con este fin, usted no estira los brazos en Bhujangasana sino que los mantiene doblados y tira de ellos con las manos en la esterilla (en lugar de presionar con las manos en el suelo como en el Urdhva Mukha Svanasana) para curvar más el torso en lugar de hacer una flexión hacia atrás.

Urdhva Mukha Svanasana implica empujar con los brazos en el suelo, estirándolos, y centrándose más en un estiramiento de la columna vertebral que en realizar una profunda curvatura hacia atrás de la columna como en Bhujangasana.

Al entrar en la postura desde el suelo, en lugar de colocar sus manos sobre la esterilla a la altura de sus costillas flotantes o tendrá que arrastrar su cuerpo hacia adelante para que sus caderas se acerquen a sus manos cuando levante su tronco hacia arriba.

También puede entrar en la postura desde Adho Mukha Svanasana deslizándose sobre la parte superior de los dedos de sus pies.
En cuanto a sus pies se refiere, puede hacer la postura manteniéndose sobre la punta de los dedos de los pies, o puedes deslizar los pies y permanecer sobre los empeines de los pies, que es la variación más clásica. Haciendo la postura sobre la raíz de de los dedos de sus pies es un trabajo más de piernas (en particular de los muslos) y menos trabajo de la región lumbar.

Apoyándose sobre los dedos de los pies tiene más acceso a estirar sus piernas y no comprimir tanto la zona lumbar. Esta variación sobre las puntas de los pies es buena para el calentamiento de la columna vertebral inicial durante Surya Namaskar.

En general también es bueno detenerse en este punto (en la punta de los pies) para las personas con problemas lumbosacros (de columna baja). Haciendo la postura de la forma clásica sobre los empeines de los pies implica más trabajo en la columna lumbar. 

Acciones de las manos, brazos y hombros

Alargue y expanda sus manos en el suelo como en Adho Mukha Svanasana. Trate de mantener las muñecas libres de presión desplazando el peso un poco más a las articulaciones base de los dedos, especialmente la del dedo índice. Si tiene alguna lesión en la muñeca, le puede ayudar un poco si gira las manos hacia fuera en esta y otras posturas similares.
Sus hombros deben estar alineados en una misma línea vertical sobre sus manos con los brazos perpendiculares al suelo. Elévese con sus brazos internos y gire los brazos hacia afuera (sin mover las manos) de modo que el pliegue de su codo interno apunte hacia delante.

Siga girando la parte superior de sus brazos con fuerza hacia el exterior durante la postura. Sus brazos deberían siempre estar en rotación externa en esta postura, aunque es difícil en esta posición, con el fin de crear espacio para que su pecho vaya más allá de sus brazos.

No empuje el interior de los brazos contra sus costillas laterales, mientras lleva su pecho hacia arriba y sus codos hacia los glúteos.
La parte más crítica de esta postura es la elevación de los brazos internos y la forma en que esta acción le ayuda a levantar el pecho. Estas acciones se pueden aprender con más claridad al hacer la postura con las manos en los bloques.



Si los brazos no hacen su trabajo al 100%, el peso y la presión cae sobre la zona lumbar. Así que eleve los brazos internos una y otra vez. La elevación de sus brazos internos proporciona toda la acción completa de la postura.
Eleve y absorba sus omóplatos profundamente, descienda su espalda hacia las caderas y mantenga sus hombros lejos de las orejas. Lleve sus hombros hacia atrás tanto como sea posible. Los hombros deben permanecer atrás mientras eleva el pecho entre sus brazos, arrastrando los pies hacia adelante.

A pesar de que es difícil, 3 minutos es tiempo ideal para tratar de mantener esta postura. Geeta Iyengar dice que a veces fijar los omóplatos bien en esta posición le lleva más de 60 segundos. Baje sus omoplatos y empújelos con fuerza hacia su espalda Descienda la piel de sus trapecios y omóplatos. Recuerde que es la escápula inferior la que hay que llevar hacia dentro y de donde empujar y elevarse.
Una acción de hombro más sutil que usted debe aprender es elevar la parte media de los hombros y bajar la cara exterior de los hombros para alargar el cuello completamente.
Urdhva Mukha Svanasana
Urdhva Mukha Svanasana
Acciones del torso, las caderas y la pelvis

En esta asana (a diferencia de Bhujangasana) su pecho debe estar más adelantado que sus manos. La sensación en su torso debe ser hacia delante y hacia arriba para evitar compresión de la zona lumbar. Rote su axila frontal como en Tadasana.

Hay una acción circular que debe imaginar en sus omóplatos que bajan mientras su pecho va elevándose hacia arriba. Mantenga la elevación desde su esternón hacia el techo. Expanda su pecho de lado a lado. Ampliando y levantando su clavícula. Abra sus clavículas hacia los lados. Eleve sus costillas laterales cada vez mas y levante los lados de su pecho. Cuanto mas puede levantar y expandir (de lado a lado) sus costillas inferiores?


Eleve su ombligo lejos del suelo y hacia adentro de su columna y lleve el hueso púbico hacia el ombligo. Gire su coxis hacia abajo y lleve el hueso del pubis y el abdomen hacia arriba, hacia su pecho para ayudar a proteger su columna lumbar.

Esta acción es importante en todas las flexiones hacia atrás. Mueva el cóccix hacia el hueso púbico y levante su columna vertebral frontal al máximo. Sienta como si estuviera levantando el hueso púbico hacia el esternón. No empuje sus ingles hacia adelante, tiene que elevarse desde sus piernas para que no comprimir la columna vertebral lumbar.
Mire hacia arriba, sin comprimir la parte posterior del cuello. Elevando la barbilla hacia arriba le ayuda a mover la columna vertebral torácica. Mantenga su cabeza hacia atrás, alargando el cuello, no solamente inclinándola hacia atrás.

La energía de esta postura es circular o como un arco suave, no como una curva en la espalda baja. Esta sensación también se puede aprender con mayor facilidad, colocando las manos en los bloques.
Urdhva Mukha Svanasana - B.K.S. Iyengar
Urdhva Mukha Svanasana - B.K.S. Iyengar

Acciones de piernas y pies

Separe sus pies a la anchura de sus caderas. Como en todas las flexiones hacia atrás, Mantenga sus piernas firmes tanto como le sea posible, le ayudará a que su columna vertebral sea más flexible. Levante la cara posterior de sus piernas con fuerza hacia el techo, mientras que las estira al mismo tiempo. Lleve sus espinillas externas hacia sus espinillas internas.

Apriete los glúteos y lleve con fuerza la parte posterior de sus muslos hacia las nalgas. La sensación en sus piernas debe ser la de elevación como si estuvieran soportando a alguien que estuviera de pie sobre su sacro. Trate de sentir que se está flexionado más de la parte superior y media de su espalda que de su espalda baja.
Las rodillas y los muslos tienen una tendencia a rotar hacia fuera en todas las flexiones hacia atrás con el endurecimiento de las nalgas y entrando en la pelvis. Gire la parte superior de los muslos y las rodillas hacia dentro para contrarrestar esta tendencia. Levante las rodillas internas hacia el techo. Verifique que la parte frontal de sus muslos estén paralelos al suelo. Levante la cara interna de sus muslos y separe expandiendo sus nalgas.



Cuando este en la postura libere sus glúteos, pero siga levantando sus muslos internos superiores, en rotación interna. Otra forma de decir esto es que la cara posterior de sus muslos se aleja una de otra. Esta es la acción misma. Además, lleve la parte interna de sus muslos hacia afuera, hacia el exterior de los muslos. Es necesario hacer estas acciones de piernas antes de llevar la pelvis hacia adelante como mencionamos anteriormente.
No pierda sus pies Virasana. Asegúrese de que están en ángulo recto apoyados en el centro de la parte superior de cada pie. No permita que se vuelvan hacia adentro y se curven en forma de hoz.

Asi que
1.Presione sus manos para levantar el pecho. 
2. Presione los pies hacia abajo y levante el interior de los muslos.
3. Levante la cara interior de la parte superior de sus brazos, y 
4. Empuje la pelvis hacia adelante y hacia arriba.Extiendase completamente a traves de sus brazos y piernas tanto como le sea posible en esta posicion.

Para salir de la asana, vuelva sobre los dedos de sus pies y realice Adho Mukha Svanasana.
Al introducirse en Adho Mukha Svanasana desde Urdhva Mukha Svanasana, trate de mantener el sabor de extensión de su columna.



Fuente Texto: BKS Iyengar



 




domingo, 30 de septiembre de 2018

Virabhadrasana - Fortaleciendo las raíces


                                                              Jean Marie Johnson







Guerrero 1. Iniciamos esta práctica desde la postura de Adho Mukha Svanasana o Perro boca abajo, apoya el pie izquierdo en el suelo y gíralo ligeramente hacia dentro, da un gran paso con el pie derecho y llévalo entre las manos, el tobillo derecho queda en línea con el tobillo y la pierna izquierda está totalmente estirada y el pie apoyado en el suelo. Eleva los dos brazos hacia el cielo, alinea tus caderas hacia delante y mira hacia los pulgares. Alarga la espalda y los costados. Mantener 5 respiraciones.

Guerrero 2. Desde el Guerrero I, mantén las piernas en la misma postura, pon los brazos en cruz llevando el brazo derecho hacia delante. Mira hacia la mano derecha y mantén muy activos piernas y brazos. Mantener 5 respiraciones.

Guerrero 3. Desde el Guerrero 2, comienza a deslizar tu pierna izquierda hacia delante y lleva todo el peso de tu cuerpo hacia la pierna derecha mientras elevas la pierna izquierda lentamente hasta dejarla a 90 grados en paralelo con el suelo. Alinea las caderas hacia delante y baja el tronco alineado con los brazos y la pierna. Mantener 5 respiraciones.
Repetir esta secuencia con la pierna izquierda.

"considere la transición de Virabhadrasana 1 a 3. En la exhalación, cuando las bandhas inferiores son más fáciles de acceder, la rodilla y el tobillo de la pierna delantera flexionan profundamente mientras el torso se alarga hacia adelante, la mirada se fija en un punto hacia adelante e inhala, la pierna se extiende, el yogui se desplaza hacia adelante y hacia arriba, manteniendo el torso fuerte y aún sólido, como es catapultado en la posición de equilibrio. Y un buen día, casi se siente como volar.." Annie Carpenter


"El termino "corbata interna" se refiere a la cadena miofascial anterior profunda, de la que forman parte el psoas iliaco y el diafragma. En una sociead que sufre las consecuencias graves del sedentarismo, vemos la necesidad fundamental que es estirar esta cadena miofascial y liberar el cuerpo de tensiones acumuladas. Ademas el estiramiento de las asanas, favorecen la hidratacion discal, asi como la correccion para aquellos que padecen de discopatias, hipercifosis toracica y rectificacion lumbar"



"Un proverbio médico chino dice: "las personas empiezan a envejecer por las piernas".

Y esto se debe a que la esencia vital de los riñones, se agota, por una inadecuada alimentación, algún desequilibrio emocional, exceso de actividad física o sexual, un trabajo inapropiado,  la constitución energética de la persona y otras variables posibles. Reforzando el tono muscular de las piernas se contribuye a retrasar el proceso de envejecimiento y a tonificar la energía de los riñones."




                 Virabhadrasana 1

su nombre deriva del guerrero Virabhadra quien batalla contra el enemigo universal, la ignorancia propia (avidya) única fuente de nuestro sufrimiento.



Beneficios
Esta postura desarrolla fuerza, vigor y flexibilidad en las piernas, columna y músculos de los hombros. Alivia la tensión de la espalda, hombros y cuello. Mejora la respiración, la digestión, las molestias del lumbago y ciática. Tonifica los músculos abdominales y fortalece los órganos internos. Excelente para problemas de rodillas. Abre la articulación de la cadera, destrabando. Corrige las condiciones dolorosas alrededor del sacro. Tonifica las piernas y brazos. Expande el pecho.



Contraindicaciones: con problemas cervicales mirar hacia adelante.








Vinyasa Krama
La secuencia que sigue, en torno a la pose del guerrero (virabhadrasana) y sus variacones, fue el favorito de Krishnamacharya. Incorporando una postura amplia, abierta y que reuqiere coordinación y equilibrio, este clásico vinyasa puede ser una buena adición a una práctica de asanas genérico. Puede ser hecho más o menos difícil, o modificado mediante la adición de una curva lateral o posiciones diferentes de brazo. Puede servir como vinyasa de pie base, desde la que desembocan en otras asanas y volver. Una característica especial del sistema de asanas de Krishnamacharya fue el vinyasa.

Vinyasa es en esencia el pasaje de un asana o posición del cuerpo a otro, combinando la respiración con el movimiento.

                                     Ejemplo de vinyasa para fortalecer piernas y articulaciones


Detrás de muchas de las posturas de yoga se encuentra una historia. Algunas son mitos antiguos que reflejan nuestros más profundos deseos, obstáculos e intensiones. El origen de las posturas de guerrero, Virabhadrasana 1,2 y 3 deriva de un cuento antiguo de Lord Shiva.

En la postura del guerrero se experimenta la sensación de sentirse atrapado entre el poder de dar un paso hacia adelante y la fuerza de la quietud. Los brazos rectos como la flecha de un guerrero, primero elevados en posición de plegaria y luego se extienden hacia los lados para abrir el corazón. Sostener durante 5 respiraciones profundas completas.

                      Virabhadrasana 2
                         





Las posturas de guerrero ilustran un incidente que ocurrió en los reinos celestiales hace una cantidad indeterminada de tiempo atrás. Es una historia de amor, apego, orgullo, verguenza, venganza, violencia, tristeza, compasión y renuncia a aquello que corresponde por derecho. Este espectro de emociones se encuentra en este cuento de orgullo y transformación.



                              Virabhadrasana 3



                                                               Bhadda Virabhadrasana



Lord Shiva estaba casado con su amada Sati y vivía en la ciudad del placer, Bhoga, que el propio Shiva había creado. El padre de Sati, Daksha nunca aprobó el matrimonio de su hija. Para Daksha, Shiva era un ermitaño inortodoxo  que frecuentaba territorios de cremación. Ningún yogi con cabello trenzado y opaco, que cante y baile cada vez que quiera, era un marido adecuado para su hija. Daksha, el Prajapati (el creador mundial) era el estandarte de la civilización, él prosperaba, crecía en las reglas y regulaciones. Shiva era su antítesis. Poco después de que Sati dejara el hogar de su padre para vivir con Shiva, Daksha organizó una gran fiesta, un yagna o ritual de sacrificio. Invitó a todos los miembros del universo celestial, todos los que existían, excepto a Shiva y Sati.

Sati se enteró de la fiesta y le sugirió a Shiva que fueran de todas maneras. Shiva le dijo: "por qué ir a dónde no nos han invitado? Yo no quiero incitar la furia de tu padre más de lo que ya lo he hecho". Sati estaba herida por la negativa de su padre a reconocer su matrimonio y a su esposo, decidió ir sola a la fiesta. Cuando llegó, su padre le preguntó por qué ella estaba allí, ya que no estaba invitada. Su padre, burlándose dijo: "A lo mejor regresaste a tus sentidos y te hartaste del animal salvaje que tienes por esposo, acaso no le llaman también el Señor de las Bestias?" Todos los invitados se rieron. Sati en defensa de su esposo habló: "El es uno con la naturaleza y no busca controlar los animales torciéndolos a su antojo. La sociedad es artificial y explota la naturaleza".

Este diálogo entre padre e hija fue el entretenimiento de los invitados. Sati estaba entristecida y humillada por este argumento público con su padre. Cuando su padre trató de molestarla otra vez, Sati permaneció en silencio, dejando ir todo deseo de continuar argumentando con su padre para defender a su esposo. Tembló con disgusto e indignación por haber sido humillada con tanta crueldad por el hombre, en el que como hija, siempre podría confiar. En vez de reaccionar, hizo una resolución interna para disolver todos los lazos familiares. Aglutinó toda su fortaleza y le dijo este voto a su padre: "Ya que me diste este cuerpo, ya no quiero ser asociada a él". Camino más allá de donde estaba su padre y se sentó en un asiento de meditación en la tierra. Cerró los ojos y vio a su verdadero Señor, Sati cayó en un trance meditativo. Viajando profundamente a su interior empezó a aumentar su fuego interno hasta que su cuerpo estalló en llamas.

Cuando las noticias de la muerte de Sati llegaron a Shiva, primero entró en estado catatónico y de tristeza, luego se tornó iracundo. Cayó en el lugar más profundo y oscuro en el que podía encontrar. Se arrancó su cabello, y de sus trenzas construyó al más temible de los guerreros. Shiva lo llamó Virabhadra. Vira significa héroe y badha significa amigo. Instruyó a Virabhadra a ir a la reunión de Daksha y matarlo a él y a todos sus invitados. Virabhadra llegó a la fiesta, con espadas en ambas manos, forjando su camino desde la profundidad de la tierra, este es el primer aspecto (Virabhadrasana 1) con los brazos extendidos hacia arriba con sus dos espadas empuñadas, saliendo de la tierra. Luego, a su llegada, estableció su blanco, su oponente, Daksha, este es su segundo aspecto ( Virabhadrasana 2) Moviéndose con sutileza juntó ambas espadas al frente de sí, cortando la cabeza de Daksha, este es su tercer aspecto (Virabhadrasana 3)




Shiva llegó a casa de Daksha para ver los daños ocasionados por su guerrero amigo. Luego de esta acción vengativa, Shiva absorbió a Virabhadrasana nuevamente como parte de sí y se convierte entonces en Hare, el arrebatador (the ravisher) Su furia se disipó pero ahora está lleno de dolor. Este dolor se convierte en compasión cuando ve claramente lo que quedó luego de su acción, el trabajo sangriento de Virabhadra. Shiva encuentra el cuerpo sin cabeza de Daksha y devolviendole la cabeza de una cabra lo regresa a la vida. Sobrecogido por el generoso gesto de Shiva, Daksha llama a Shiva, Shankar, el generoso y benevolente. Los otros dioses y diosas siguen a Daksha y honran a Shiva.

El hecho que seguí ahí era que Sati estaba muerta. Shiva se fue de la fiesta cargando el cuerpo sin vida de su amada esposa sin un destino fijo. De una sola cosa estaba seguro, buscaría el lugar más retirado posible y se convertiría nuevamente en un recluso asceta y solitario.





del blog "Eterno viajero del Yoga" publicado por Elvia Prietoe