jueves, 22 de diciembre de 2016

Marichi o Marichyasana

Marichyasana o Marichi
Marichi literalmente significa rayo de luz
En honor al sabio Marichy, hijo de Brahma

En la mitología hindú, el dios Brahma es creador de todo. Esta asana está dedicada al sabio Marichy, hijo de Brahma quien fuera abuelo de Surya, el Dios Sol a quien saludamos con Surya Namaskara (saludo al sol) en la práctica. Se cree que fue Marichy quien descubrió este asana, una entre 8 variantes, cuyas primeras 4 se relacionan con el Yoga Chikitsa, la serie primaria y se ocupan de la purificación del cuerpo.




                                                         Yogui Chandresh Shah




Las 4 variantes A, B, C y D son beneficiosas para el aparato digestivo, contra el estreñimiento y flatulencia y en beneficio del sistema reproductor.

Iniciamos en Dandasana (postura del bastón) con ambas piernas extendidas. Si la columna tiende a redondearse, siéntate sobre una manta doblada.

Dobla la rodilla derecha y acerca el talón a la pelvis. Presiona firmemente la base del dedo gordo del pie y la parte interna del talón hacia el suelo y distribuye uniformemente el peso en todo el pie. Mantén la pierna izquierda estirada con los dedos del pie activados y presionando hacia el suelo con el talón. Mantener la pierna izquierda recta y la rodilla derecha flexionada, te ayudará a alargar la columna vertebral, requisito previo de una buena torsión (en la versión C)

Inclinación hacia la pierna extendida a modo de una media pinza y abrazar cintura y pierna hasta el encuentro de los brazos






"la práctica es una metáfora de cómo estás tú en la vida" José Carballal


Marichyasana ayuda para estimular el sistema nervioso parasimpático que es responsable de restaurar la energía del cuerpo, disminuye el ritmo cardíaco (propicio para la pranayama y la meditación), y aumenta la actividad digestiva y glandular. Favorece no sólo el sistema muscular sino también el sistema nervioso. 
Se conoce como el sistema de " descanso y digestión.
 

En un mundo en el que nuestros sentidos se están bombardeando constantemente con estímulos externos, y donde estamos más a menudo corriendo por los alrededores y estresado, nuestro sistema nervioso simpático es activado y con la respuesta de "lucha o vuelo", continuamente es estimulado, causando enfermedad y disfunción de los sistemas corporales.

En la versión B la pierna extendida se flexiona hasta tomar la posición de loto. Colocar el pie dentro del atado que forma la pierna flexionada aumenta la intensidad y aportes positivos de esta asana en beneficio del útero dado el masaje profundo cuando el talón presiona la zona inferior del abdomen. No se recomienda practicarlo durante el proceso menstrual. Este asana relaja y abre la articulación de la cadera profundamente.

                                                             Versión B Marichyasana

                                        En la versión B se agrega la flexión de ambas piernas.


                                                                   Kino versión B


                                                                 
Con la exhalación gira el torso hacia la derecha, extendiendo el brazo izquierdo más allá del exterior del muslo derecho. Dobla el codo y presiona el brazo izquierdo contra la cara externa del muslo derecho. Lleva tu mano derecha hasta detrás de la pelvis, apoyando los dedos en el suelo, para que te sirva de apoyo y puedas levantar el torso ligeramente hacia arriba y hacia adelante. Recuerda que debes mantener la pierna izquierda estirada y la rodilla derecha doblada con el pie apoyado en el suelo.


                                                                          Versión C



Continúa alargando la columna vertebral con cada inhalación y gira un poco más con cada exhalación. Mueve suavemente la cabeza hacia la derecha y mira sobre tu hombro derecho para completar la torsión en la cervical. Permanece en la postura de 30 segundos a 1 minuto y desarma la postura con la exhalación, cambia las piernas y realiza Marichyasana hacia el otro lado.



                                                               Marichyasana versión C


La pelvis tiende a hundirse hacia atrás redondeando la espalda y causando dolor. Esto puede compensarse con la pelvis en posición neutral sentado sobre una manta gruesa.




Beneficios

Masajea los órganos abdominales, hígado y riñones. Estira los hombros. Estimula el cerebro. Alivia el dolor de espalda leve y dolor de cadera. Fortalece y estira la columna vertebral. Fortalece músculos de piernas y brazos.

Contraindicaciones: Evitar con lesiones graves de espalda o columna vertebral. Precaución en esta postura si tienes presión arterial alta o baja, migrañas, diarreas o dolor de cabeza e insomnio.





Armar esta asana correctamente requiere de una buena base, de la parte del cuerpo que hace de sostén, la pierna estirada y la planta del pie que apoya. A partir de un buen sostén la otra mitad del cuerpo se puede doblar hacia adelante eficientemente.

La respiración y los bandhas colaboran en la apertura del pecho y hombros, el aire debe llegar bien arriba en la caja torácica a fin de lograr el dominio del asana que permite descansar en ella a pesar del esfuerzo.



Según André Van Lysebeth la concentración se dirige a la columna vertebral, la espiración forzada y la contracción de abdominales. Estira y tonifica los músculos y ligamentos oblicuos de la columna vertebral y la torna más flexible además de corregir la estática.

La compresión del bajo vientre estimula órganos internos del abdomen y la parte inferior del color (ascendente y descendente) se estimula por la presión del muslo en esta zona. Esta postura combate el estreñimiento y recibe un masaje hígado, riñones, páncreas y bazo.



Las variantes A y B exigen una poderosa contracción de la cintura abdominal, fortificándola además de comprimir y masajear las vísceras. Influye favorablemente en todas las funciones orgánicas, como otras flexiones hacia adelante tiene las mismas ventajas que Paschimottanasana en tonificar la región pélvica y columna. Las vértebras se separan ligeramente liberando así las fibras nerviosas que emergen de los espacios intervertebrales.

                                           







El fuerte estiramiento de músculos vertebrales de la zona lumbar expulsa la sangre de este área y al volver favorece la irrigación de la médula espinal. Además de la musculatura de columna se refuerza el cinturón abdominal, músculos y ligamentos de la pierna, al igual que los nervios. Esta posición alivia algunos casos de ciática liberando el nervio en sus afloramientos y estirándolo. En la fase final además del sistema nervioso, el plexo solar se abre suavemente estimulado y descongestionado disipando estados nerviosos.



Habitualmente solo atendemos a la circulación sanguínea, es un grave error subestimar la importancia de la circulación linfática, sobre la que el yoga actúa poderosamente, lo que nos arma en la lucha contra las infecciones.



                                                        Marichyasana versión D

Efectos higiénicos:

Elimina trastornos funcionales del hígado, vesícula biliar, intestinos riñones, bazo y la debilidad seminal. Actúa en casos de estreñimiento hemorroides, diabetes, dispepsia, gastritis e inapetencia. Combate la hipertrofia hepática y renal, evacuar el estómago y prevención de ciertas formas de úlcera. Favorece también la eliminación de la lordosis (curvatura de la espina dorsal) corrige la verticalidad de la columna y su flexibilidad.





En C la posición de las piernas base de apoyo del asana similar a la versión A, pero en lugar de bajar de frente hacia la pierna estirada atando la pierna flexionada con el brazo del mismo lado, se gira el torso para atar la pierna con el brazo contrario. Torsión que produce un efecto masajeador sobre abdomen y órganos internos. La torsión no comienza en la pelvis ni en el sacro. El atado ayuda a asentarse sobre una base pélvica, así el estiramiento se realiza desde la columna lumbar y el giro se limita a la zona torácica de la columna.



                                                                            Versión B


                                               del blog Conciencia Yoga de Patricia Aballay




No hay comentarios: