Translate

lunes, 23 de marzo de 2015

Dolor innecesario



                                                               Gregor Maehle


"Como regla general, las posturas no deben ser dolorosas.

Ya los antiguos maestros señalaron: Patanjali en Yoga Sutra "Heyam duhkham anagatam" (Yoga Sutra II.16) significa que el nuevo sufrimiento debe ser evitado.
El razonamiento detrás de esta orden es simple. Cada experiencia deja una huella subconciente (samskara). Cada huella subconciente, cualquiera sea su contenido, llama a su propia repetición.
Esto significa que si se practica con frecuencia posturas que causan dolor, se va a crear más dolor en sus posturas en el futuro.

El adagio "sin dolor no hay ganancia" puede funcionar en algunas áreas de la vida, pero aplicado a asana se vuelve destructiva. Además de los tejidos corporales perjudicados, puede llegar a ser más y más preocupado por el dolor y con el cuerpo, fijando esa huella en su subconciente. Todas las sensaciones físicas intensas piden más identificación con el cuerpo y no es objetivo del yoga aumentar esta identificación sino perfeccionarlo con el fin de transformarlo en un vehículo capaz y fiable en el camino de la liberación.

Piense en su cuerpo como similar a su coche; cuanto mejor lo trata, mejor funcionará. Es necesario para el servicio con regularidad, mantener los niveles de fluidos y la presión correcta de los neumáticos. Tratar el cuerpo con respeto no significa identificarse con él. Si se identifica con el cuerpo, éste se convierte en un obstáculo para la evolución espiritual, no en vehículo para ello. Este es el componente más claro en el momento de la muerte, uno de los momentos clave en términos de evolución espiritual. Si no aprendemos el desapego del cuerpo, morir no te elevará. Este momento potencialmente más poderoso se convierte en una experiencia dolorosa.

Otro indicador de las Escrituras contra el dolor aparece en el Bhagavad Gita. El Ser Supremo en la forma del Señor Krishna critica a los que torturan al cuerpo (Bhagavad Gita XVII.5-6) El, como el verdadero yo del mundo, vive como yo en nuestros corazones y por lo tanto vive en cada cuerpo. Los que causan dolor al cuerpo profanan su morada. Esto lleva a la noción del cuerpo como el templo de Dios. Tenemos que tratar a nuestros cuerpos como lo haríamos con la casa del Ser Supremo.




Hay tres formas de sensaciones físicas desagradables que pueden ocurrir en posturas: 1. Malestar creativo 2. Dolor innecesario y 3. Dolor kármico

1. Malestar creativo

En asana es importante reconocer la diferencia entre el dolor y el malestar. Al estirar un músculo o mantener una postura fuerza exigente, existe un cierto grado de incomodidad que conlleva y proviene de estirar el músculo o lo que es más fuerte y se encuentra entre los objetivos de la práctica.

En lo que respecta al asana puede decirse "sin molestia, no hay ganancia". Posturas que se van a mantener durante un largo tiempo con el propósito de pranayama y meditación son una excepción ya que se necesita estar completamente cómodo. Si la incomodidad cruza la línea en el dolor pueden ocurrir lesiones. Esto es particularmente cierto si el dolor se siente en una articulación, ligamento o tendón. Si siente dolor tiene que dar marcha atrás o ajustar la postura y trabajar con mayor precisión para que pueda volver a la zona de comodidad. El conocimiento anatómico guía el proceso....

Cuando el cuerpo está alineado correctamente, sobreviene una sensación de quietud y firmeza con vibrante ligereza. La mente se vuelve luminosa libre de ambición y egotismo. Este es el estado propicio de la meditación.

2. Dolor innecesario

Cualquier dolor que se experimenta en articulaciones, ligamentos, tendones y en los orígenes e inserciones de los músculos es probable que sea dolor innecesario y casi siempre se debe a una técnica defectuosa y desaparece cuando se analiza y corrige la alineación postural. Por esta razón, siempre se debe asumir que el dolor que siente al ejecutar una postura está en la categoría de dolor innecesario.

3. Necesario dolor kármico

Este tipo de dolor es más difícil de entender para los occidentales, ya que implica el concepto de karma. A través de nuestras últimas acciones, palabras y pensamientos hemos creado lo que somos hoy, incluyendo según Patanjali, el tipo de cuerpo, la duración de la vida y la forma de la muerte que vamos a experimentar. Cuando Patanjali dice que el dolor futuro es que hay que evitar no dio mas detalles sobre el dolor del pasado. El dolor del pasado en este contexto es el dolor que hemos creado a través de nuestras acciones pasadas. Puede ser experimentado ahora o en el futuro.

No podemos cambiar nuestras acciones pasadas. Una vez que las semillas de nuestras acciones han brotado, el karma asociado con estas acciones no puede ser interceptado y el dolor que resulta de ellos necesita ser soportado, no a regañadientes sino voluntariamente aceptado como ordenado. Si se acepta de buen grado, dará lugar a una purificación kármica, a un incendio de la antiguo karma asociado con el dolor.

De vez en cuando en la vida tenemos que ir a través de procesos de dejarse llevar y no estamos completos sin sensaciones dolorosas. El dolor es un ejemplo de un proceso de este tipo. Nadie duda que un proceso de duelo posiblemente largo, durante el cual aprendemos o nos ponemos de acuerdo en dejar ir, sigue la muerte de un ser querido. estos procesos pueden llegar a una conclusión sólo si voluntariamente y concientemente entramos en ellos.

Dolor kármico en asana es el dolor que no puede ser removido por la investigación anatómica y atención al detalle. Si uno ha hecho todo en su poder para corregir la postura y el dolor persiste puede ser necesario, un dolor kármico, algo que puede que tenga que pasar. Si a pesar del sufrimiento en la práctica no cesa en el empeño, se van fomentando tapas, la capacidad de mantener su práctica frente a la adversidad y de negarse al trabajo su progreso yóguico puede estancarse.

Yoga en este sentido es similar a un matrimonio. Cuando uno se casa se compromete a cumplir con su pareja a través de tiempos buenos o malos. El mismo compromiso inquebrantable es necesario en su práctica de asanas. Sin embargo tiene que haber un compromiso inteligente ¡Tienes que ser capaz de identificar claramente si el dolor es resultado evitable de una técnica defectuosa o si es causado por demérito acumulado del pasado. Si no identifica correctamente su dolor, puede empeorar las cosas.

Una vez más, la inmensa mayoría de dolor experimentado durante asana es innecesario y debido a la técnica defectuosa. Nunca acepte que su dolor es kármico hasta haber descartado fuera de toda duda que es causado por una mala alineación. Este punto muestra la importancia de la investigación anatómica."

Gregor Maehle
post en Chintamani Yoga
"Do postures have to be painful?



                                                 Gregor Maehle en ajuste de postura

"Igual que los códigos éticos del Yoga purifican nuestras acciones en el mundo, asana y pranayama purifican nuestro mundo interior. Utilizamos esas prácticas para aprender a soportar y superar los dolores y aflicciones inevitables de la vida. Las prácticas yóguicas nos enseñan hasta que punto puede nuestro cuerpo soportar el dolor y cuánta aflicción puede tolerar la mente. Como el dolor es inevitable, asana es un laboratorio en el que descubrimos cómo tolerar el dolor inevitable y cómo transformar el dolor que puede ser transformado. Las asanas nos ayudan a desarrollar tolerancia en el cuerpo y la mente para así poder soportar el estrés y la tensión con más facilidad. En otras palabras, el esfuerzo y sus dolores inevitables forman parte esencial de lo que las asanas nos enseñan. Por ejemplo, los estiramientos hacia atrás nos permiten ver el valor y la tenacidad de las personas. Las asanas de equilibrio sobre los brazos enseñan y cultivan la tolerancia. Si puedes adaptarte y equilibrarte en un mundo que está siempre en movimiento y es inestable, sabrás cómo tolerar el cambio y la diferencia permanente."
Yogacharya B.K.S. Iyengar

No hay comentarios: