domingo, 30 de septiembre de 2018

Halasana (postura del arado) - Karnapidasana




                                                   Nadia Shumeyko, fotografía Peter Hegre


Halasana (postura del arado-plow pose) para "ir hacia adentro", designa en sánscrito la postura del Arado ("hala": arado, "asana": postura) Es uno de los escasos asanas, si no el único que debe su nombre a una heramienta, en este caso los primitivos arados de la India antigua.



Habitualmente, los Yoguis utilizan nombres de animales o de insectos (cobra, saltamontes, pavo, etc).
Es una de las posturas principales del grupo de las posiciones invertidas

Estimula órganos internos y tiroides, estira músculos espinales, columna vertebral y hombros. Ayuda a disminuir síntomas del climaterio.



Esta postura produce una elongación de los músculos dorsales y estimula los órganos abdominales, a partir de su compresión. Además aumenta la irrigación cerebral y tiene efectos sobre el sistema simpático.

Por otra parte, brinda fuerza y flexibilidad a la zona de la espalda y el cuello, combate el insomnio y ayuda a desarrollar el equilibrio mental, al aumentar la relajación.

Además esta postura es un gran profiláctico contra el cáncer de mama, dado que masajea los tejidos del pecho, nutre la glándula tiroides y moviliza los ganglios linfáticos situados en las axilas, en el pectoral y en la zona clavicular.

A nivel profundo la postura facilita la meditación (dhyana) y la concentración (dharana) centrando la atención en la zona de la garganta, plexo laríngeo, en la glándula tiroides (chakra vishuddha)




Cuando hacemos una postura de flexión se producen varios efectos sobre las diferentes áreas del cuerpo y sus estructuras, tanto superficiales como profundas y sutiles. Desde el punto de vista del cuerpo físico las consecuencias de la inmovilidad de la columna se concentran en la rigidez casi completa de sus áreas y también su periferia, terminando por abarcar el acortamiento general de los músculos del cuerpo, incluyendo brazos y piernas.
Por lo tanto la práctica de la flexión vertebral creará, en primera instancia, el movimiento de cada vértebra y su entorno, devolviendo la salud a los discos intervertebrales que se lubricarán y se volverán más flexibles, así como a las fibras musculares que recubren las vértebras.
Para que la columna pueda flexionarse completamente hacia adelante, más allá de la activación localizada en torno a cada vértebra, será necesaria la flexibilidad de la estructura muscular de toda la superficie de la espalda, por lo que al realizar ese movimiento espinal los músculos que habitualmente mantienen la espalda en posición vertical deben estirarse.
Lo mismo ocurre con los músculos de la zona posterior de las piernas. Es muy difícil flexionar completamente el cuerpo sin que los músculos de las piernas se estiren. Por lo tanto, a medida que practiquemos posturas de flexión más profundas o intensas, podremos ir provocando mayores estiramientos en toda la zona posterior del cuerpo físico.


De todos los movimientos que la columna vertebral nos permite, la flexión hacia adelante es quizá el más utilizado, pero también el más profundo por naturaleza. Aún así la pérdida de esta dimensión del movimiento es muy habitual y el trabajo que realiza Yoga sobre ello es también intenso y consciente.
Las torsiones y extensiones son movimientos que se realizan con menos frecuencia en lo cotidiano y su estudio requiere de un capítulo específico y pormenorizado.


                                             
   

Variante avanzada del Halasana- Omega o Karnapidasana




Este asana nos aporta enormes beneficios en la zona espinal, en el cuello y su base con enormes efectos antiestrés. Nos estimula la tiroides; las vértebras se ven flexibilizadas, estimula y fortalece enormemente músculos de la espalda. Aumenta el nivel de concentración mental, así como la alimentación sanguínea a nuestro cerebro y a nuestro corazón.

La cavidad toráxica se ve comprimida con el consiguiente efecto sobre los órganos internos que en esa región se alojan. Los pulmones se ven estimulados enormemente al recibir esa especie de masaje que se logra al contraer y distender luego dicha zona.




Además de su acción sobre la tiroides, esta postura tiene efecto benéfico sobre el bazo y las glándulas sexuales, especialmente en la fase final, cuando están replegadas las piernas y los muslos hunden el vientre, reduciendo el espacio disponible para los órganos abdominales al comprimirlos; así se expulsa la sangre y se eliminan estagnaciones (estancamientos) sanguíneas. El órgano que aprovecha mejor este masaje es el hígado, que es desobstruido, descongestionado y estimulado.


Ahora bien, una congestión por ligera que sea, o una estagnación sanguínea en este órgano, tiene una repercusión inmediata en el funcionamiento de todo el tubo digestivo. Igualmente el páncreas es comprimido, desobstruido y tonificado. En ciertos casos, algunos diabéticos han podido reducir su dosis de insulina e incluso normalizar su estado completamente, lo que se explica por el hecho de que el páncreas encierre los islotes de Lanberhans que produce la insulina.



Este asana lucha contra el estreñimiento, origen oculto de innumerables enfermedades, combate eficazmente la celulitis y la tendencia a engordar excesivamente, al mejorar las funciones del tubo digestivo y normalizar el metabolismo, complementando así el masaje mecánico de los tejidos adiposos en la fase final.




Contraindicaciones: conviene recordar que el yoga se detiene donde comienza la medicina.
Por lo tanto, cualquier persona que sufra de alguna afección aguda esperará a ser curada antes de practicar los asanas.

Durante sus reglas, las mujeres evitarán llevar el ejercicio demasiado lejos, especialmente la fase de compresión del abdomen. Prudentes pero no pusilánimes.

Personas con presión alta, hernia estrangulada, hernia discal y afecciones importantes de cuello y espalda, deben abstenerse (o realizarlo con extrema prudencia)



Variante avanzada




Eka PadaUrdhva Mukha Paschimottanasana


Factores que afectan la flexibilidad


-Contenido en agua del tejido.
-Estructura química del tejido.
-Relación entre colágeno y fibras elásticas.
-Estructura completa de la matriz de fibras de tejido conectivo.
-Estructuras que atraviesan o unen fibras de tejido conectivo.
-Cantidad y dirección de las fibras de tejido conectivo.
-Proporción de fibras en disposición transvesas unas con otras.
-Relación entre fibras musculares lentas y rápidas.
-Forma de los músculos




No hay comentarios: